La Creatividad Nos Salvó.

Clarísimo ejemplo de la creatividad prehistórica en todo su esplendor.

Clarísimo ejemplo de la creatividad prehistórica en todo su esplendor.

Los hechos como son: todo ser humano tiene la capacidad de crear. Es una de nuestras características predominantes como seres pensantes. Sin crear, no estaríamos donde estamos hoy y seguramente seguiríamos escondiéndonos de bestias salvajes (a veces otros humanos) en una cueva. Por suerte hoy no es el caso. Y todos tenemos creatividad. Qué maravilla.

La Creatividad Nuestra de Cada Día.

Como Fotógrafo y alguien que se dedica de tiempo completo a la creatividad y al arte, esto es lo que me mantiene vivo y haciendo y creando día con día. A veces es fácil, a veces es difícil, pero siempre, el resultado es la combinación de varios momentos de creatividad, inspiración y una que otra pizca de suerte y providencia divina.

Cuando se trata de crear una imagen es exactamente lo mismo. Creo a partir de una idea, que se vuelve inspiración que se plasma, que se trabaja (si, se edita) que se entrega o publica de diferentes formas. Como sea, siempre es un proceso que termina cuando todos estos factores hacen su parte y crean algo único. Crear una foto va mucho más allá de apretar un botón. Es un proceso artístico.

Bender, la representación perfecta de un Androide con creatividad. Clarísimo ¿no?

Bender, la representación perfecta de un Androide con creatividad. Clarísimo ¿no?

Cualquier artista que lea esto sabe perfecto de que hablo. Crear implica muchas cosas. Sin importar en que ámbito sea,  esto también aplica perfecto a cualquier ser humano, godinez e incluso androide. Todos tienen en común que para resolver cualquier situación se necesita de creatividad. Lo único que varía es el (re)enfoque que se le da.

Creativos Exprés

Todos somos capaces de crear. El problema viene cuando algunos, deciden crear, o mejor dicho “crear” a costas de otros que ya crearon antes que ellos (muchas veces conocido como plagio). En cualquier proceso creativo y especialmente cuando se aprende, es normal “copiar” el trabajo de otros… ningún problema ahí, solo así se puede aprender. Mi crisis y razón de este artículo viene cuando como fotógrafo, en plena era digital y de redes sociales la gente ha decidido más seguido de lo necesario, convertirse en lo que llamaré “creativos exprés”

La Culpa la tiene Instagram

¡Wow! tantos filtros... para la misma foto de comida o pies. 

¡Wow! tantos filtros... para la misma foto de comida o pies. 

No soy alguien que le guste culpar, pero hoy lo haré porque muy probablemente el origen de todo este dilema lo tiene Instagram. Por si no lo sabían, en Instagram se sube un promedio de 55 millones de fotos diarias con más de 200 millones de usuarios activos. Un chingo de gente siendo creativa. Y si no es por esa famosa aplicación, cualquier otro medio que haya permitido al “pópulo” promedio “editar” sus fotografías podría tener la culpa. Lo importante de esto es que de pronto el mundo (200 millones de personas para ser exactos) se abrieron a la mágica (y rápida) posibilidad de que una foto, podía ser “más” de lo que era originalmente con unos clics. Y ¿saben qué? Está perfecto. Me encanta un mundo que entiende que una foto, puede ir más allá de lo que era originalmente. Y que se puede compartir de una manera TAN masiva.

¿Entonces cuál es el problema?

Mi problema viene cuando llegan clientes, que tienen el mal de ser “Creativos Exprés” y no entienden lo que fue necesario para que su foto final, fuera creada (no solo tomada). Y no quiero profundizar demasiado en este tema, para eso pueden leer el ARTÍCULO ANTERIOR que habla básicamente de cómo mucha gente no entiende todo lo que hay detrás de una foto y porque cuesta, este artículo añade un nuevo mal, casi exclusivo del nuevo paradigma digital. El “Síndrome del Cliente Creativo Exprés” (SCCE), o lo que es lo mismo, el cliente al que le valió m*dres tu trabajo y decidió ponerle su propia “creatividad”. Aquí si me puedo molestar.

Va con Peras y Manzanas... CREATIVAS.

Algunos clientes incluso se han molestado cuando les he pedido que por favor respeten el trabajo original, ya sea poniendo la foto original sin alterar o quitando la “re-editada”, a veces me han contestado con un cínico “hasta se ve mejor así”. Y aquí es donde me pierden.

Veámoslo así: Un artista pinta un lienzo, le pone horas y horas de creatividad y pasión. Este lienzo terminado se vende (es un artista muy visionario) y el cliente lo quiere para adornar su increíble sala. Hasta aquí, una foto sigue un proceso MUY parecido (y si no están aprovechando la fotografía para decorar sus casas, es probable que se estén apoyando en fotógrafos que no hacen un trabajo que les haga decir simplemente “wow”… otra forma de decir “mediocre”). Ahora pongamos a ese cliente con el SCCE. Este decidiría que de entrada la parte inferior de la pintura sobra así que la recortaría (para que se vea mejor), después decidiría poner unas capas “extra” de color a la pintura (onda Andy Warhol, está “in”), enseguida retocaría el lienzo (porque se ve muy “X”… le viene bien una textura o dos extra) y le pasaría unos toques (solo dos o tres) de aerosol con su firma y unas cuantas frases emotivas para que “tenga más punch”. Idealmente al final lo pegaría a una cartulina negra (de esas chidas de lumen) para que resalte más, eso de los memes está de moda. ¿Súper no?

Tengan m*dre. En serio. El siguiente, es un claro caso de la vida real de SCCE. Procedan con cautela.

Uno de tantos casos con los que me he topado donde... bueno, creo que el chiste se cuenta solo. Izq. Foto terminada real. Der. Foto "procesada" por el cliente. Con todo y bordes blancos.

Uno de tantos casos con los que me he topado donde... bueno, creo que el chiste se cuenta solo. Izq. Foto terminada real. Der. Foto "procesada" por el cliente. Con todo y bordes blancos.

Esto es exactamente lo mismo con lo que tengo que lidiar una y otra vez cuando el cliente recibe sus fotos y decide “postearlas” para que todos vean lo “cool” que se ve. Si, la foto está increíble y me encanta saber que el cliente la amó y más aún que la pone en un medio social para promocionar lo que creamos juntos.  Cuando el cliente viola la foto como lo describí anteriormente es cuando mi asesino interno quiere salir y hacer lo que hace mejor. Asesinar.

Y ahí es donde me pierdo... ¿si el cliente AMO las fotos finales, como para que m*erdas las editaría después? ¿Y si no las amó, porqué no decirlo desde un inicio... definitivamente es peor que no te digan que no les gusto, a que te digan que tu trabajo les encanta y luego... lo destruyan. 

En este (triste y anónimo) caso, no solo se destruyeron horas de trabajo de retoque, el cliente decidió darse una "ayudadita" de cadera... que era abismalmente innecesaria :/

En este (triste y anónimo) caso, no solo se destruyeron horas de trabajo de retoque, el cliente decidió darse una "ayudadita" de cadera... que era abismalmente innecesaria :/

¿Por qué contratarías a un profesional para hacer un trabajo y después, en la antigua tradición del macho alpha, lo orinarías encima para "ponerle tu toque"? Si suena agresivo o te molesta, bien, logré mi objetivo, cada vez que yo veo una foto mía que sufrió del SCCE, siento lo mismo. ¿Te gustaría que hicieran lo mismo con tu trabajo y tu carrera?

Otro caso de SCCE... honestamente no entiendo ni remotamente porque alguien haría el último "retoque"... :/

Otro caso de SCCE... honestamente no entiendo ni remotamente porque alguien haría el último "retoque"... :/

El Respeto al Derecho Ajeno… y mi foto es la paz.

Si has descubierto que sufres de SCCE, no tengas miedo. Tiene solución.

Si has descubierto que sufres de SCCE, no tengas miedo. Tiene solución.

¿Cuál es la solución? Según yo es clara. Si pides o pagas un trabajo, y pudiste intervenir en su elaboración, ahí tuviste la oportunidad de alterar o tomar parte en su creación. Si el resultado final no te gusta (que es totalmente aceptable), díselo a tu artista (el feedback siempre es bueno) y propón hacer algo nuevo que si te guste. Si ya te gusta cómo quedó la versión final, por el amor y respeto al trabajo de otros y al buen gusto, déjalo así. Te prometo que todo lo que sale en esa foto está ahí por razones legítimas y que lo ÚLTIMO que necesita es que le des tu “toque”, especialmente, cuando esa foto es el trabajo de otro. Aún así, si tu necesidad de retocar las fotos es incontenible, haz una buena obra y de MENOS avísale a tu fotógrafo antes. Te prometo no estará de acuerdo, te hará ver las razones por las que no vale la pena hacer eso y te ahorrará quedar mal.

Y si, aunque seas él o la modelo, como modelo tu parte es posar, ayudar a crear la foto en la primera fase, si no te gusta, regresamos el primer punto de este párrafo. Si eres modelo Y fotógrafo/a (muy válido) entonces tienes que decidir que parte vas a ser, si quieres hacer tus propias fotos, es perfectamente válido, si vas a confiar en un fotógrafo, entonces esa parte, es su chamba. Se oye simple, pero al final del día, estás alterando el trabajo de otro y haciendo publicidad falsa/negativa de la persona que dices “respetar artísticamente” (les prometo las fotos expuestas anteriormente hacen TODO menos hablar bien de mi trabajo). Ahora, si lo que te gusta y necesitas es hacer una foto con tu toque y creatividad, toma una cámara, tómate una foto (si quieres hasta con el mentado selfie stick... del cual hablaré en otro artículo), ponle TODOS los filtros que existan y se feliz. De este modo tu nombre está de por medio, no el de otro artista que termino un trabajo que después fue vandalizado. 

2 Comments