ANEXO: 8 MESES DESPuÉS DEL HECHO (julio 2016)

Aunque nuestra nota completa y la historia es lo que sigue de este anexo, creemos importante comenzar el artículo con la nota que Primero Noticias hiciera al respecto de este gañán y el caso. Todo suma y creemos que nuestro deber es seguir haciendo ruido. Para ver la nota, da clic en las imágenes.

Parte 1: 

Da clic en la imagen para ver la nota.

Da clic en la imagen para ver la nota.

Parte 2: 

Da clic en la imagen para ver la nota

Da clic en la imagen para ver la nota

NUESTRA HISTORIA (Noviembre 2015):

ACTO 1: EL CONTACTO.

Un viernes como cualquier otro (el 20 de noviembre de 2015 para ser exactos), una exalumna te contacta, te platica el proyecto que sus papás acaban de recibir (tienen una agencia) y te dice fuiste el recomendado para hacer foto y video… te pide le mandes cotización para un proyecto que suena a ese proyecto que has buscado por años, auspiciado por gobierno, a 4 años, retratando todas las aduanas del país. La cotización más rápida que he hecho en toda mi vida. Y debo agregar, una bastante ambiciosa.

Leo el “Briff” del cliente, entran bastantes dudas en mi mente, entre ellas, porque hay tantas faltas de ortografía en el documento y luego recuerdo “claro, es algo de gobierno…” una realidad triste, pero que no deja de ser algo que vemos todo el tiempo. Me hago “de la vista gorda”.

Tantas señales desde el momento 1...

El “briff” es ambiguo y confuso, pero en resumen dice que el cliente (el Delegado Aduanal) requiere renovar la imagen de la aduana y somos los elegidos, entre un correo y otro nos recalca que el presupuesto no es problema ya que este proyecto es en calidad de urgente. Se suman algunas dudas ya que esto empieza a sonar al clásico “bomberazo”. Todos sabemos que esos nunca acaban bien. Sin embargo seguimos.

Durante el fin de semana hay intercambios de whatsapp con la agencia quien sabe casi nada del proyecto pero que nos pide IFEs y un listado extenso de todo el equipo que usaremos incluyendo número de serie hasta de las tarjetas de memoria. Todo es enviado. El “cliente” nos dice que para dispersar dudas, nos veremos el martes 24 en el Vips de Calzada de Guadalupe esquina con Circuito Interior. El cliente se presenta ansioso de comenzar con este proyecto y nosotros de dispersar dudas.

ACTO 2: EL ENCUENTRO.

Ilusos...

10 de la mañana. Vips de Calzada de Guadalupe y Circuito interior. Yo, Artur y Kari llegamos a la hora citada, aun no llegan las dos personas de la agencia, quienes me dicen el cliente viene con ellos vienen un poco retrasados ya que tuvieron que recogerlo. Debatimos sobre el proyecto y lo que este puede ser. Debo confesar hay emoción en el aire.

Llegan las personas de la agencia, y el cliente. Cabe destacar que no los conocíamos tampoco pero el contacto por mail y whatsapp de parte de una exalumna de confianza era más que suficiente para creer todo. El Cliente se presenta como “Israel Cortés” y si, hay un momento donde pienso “que pinche wey tan feo y madreado por la vida”, lo siento, soy fotógrafo y me fijo en esas cosas, una cicatriz de media cara, el peor higiene bucal imaginable, vendas en los dedos, portando una camisa negra con leyendas del “SAT” y de la “Aduana”, así como logos oficiales adornando la camisa. De inmediato pienso “no juzgues, no sabes que camino a recorrido para llegar ahí… y al final del día, es gobierno...todo es posible”.

Nos sentamos a desayunar y durante casi 2 horas, “Israel” nos platica sobre la nueva infraestructura de la aduana, que va a incluir un tipo nuevo de concreto hidráulico, gruas importadas de algún país europeo, racks con servidores y computadoras más nuevas que la mayoría de las agencias gubernamentales tienen en el país, encriptadas con la tecnología más avanzada, agentes con entrenamiento especial, cámaras especiales e infrarrojas 24 horas del día. nos dice que el es uno de los 4 delegados aduanales del país y que ha sido un puesto que le ha costado más de 20 años conseguir. Nos cuenta la historia de cómo comenzó como cuidador de bodegas y almacenes y que desde pequeño prestó atención a como se movia todo para un día llegar a ser alguien. También nos confiesa estar cansado de su trabajo y que piensa retirarse tan pronto termine este proyecto. Más de una vez menciona a sus hijas y nos dice que por ellas sigue haciendo esto, además de su ex-esposa, que alcara “le salen re caras con escuela privada y gustitos”.

Varias veces hace hincapié en que “nuestra apariencia juvenil” es lo que necesita la aduana para tener una nueva visión y dejar de ser vista como una organización “rígida”. Nos cuenta la historia de cómo detuvo a unos “juniors” hace unos días y que estos traían las nuevas X1 de Canon sin declararlas y que se “los tuvieron que madrear un poco” para que entendieran que las cosas no eran como sus papás ricos les habían enseñado. Muy al margen, nos dice que si esas cámaras nos “sirven de algo” nos las puede prestar durante todo el proyecto.

Un tema recurrente durante la plática es que “ya estando en la aduana, los oficiales nos van a revisar y dado que es zona federal, vamos a tener que estar muy atentos a señalizaciones y reglamentos”, incluyendo en más de una ocasión que “no podremos usar el teléfono celular estando ahí ya que es zona federal y está prohibido su uso”. De hecho nos dice que para tomar fotos es un proceso largo de permisos ya que a 1 kilómetro a la redonda del aeropuerto, es delito “federal” tomar fotos y hay cámaras que supervisan esto, pero gracias a que vamos con él, podremos entrar rápido sin problemas una vez que registremos nuestros equipos fotográficos”.

El lugar de los pre-hechos.

La agencia le pregunta sobre pagos y este dice que se harán el mismo día en efectivo para ver la disposición que hay de ellos al proyecto. Ofertando incluso, “algunos equipos confiscados” como “pago extra”. Nos reitera las X1, diciendo que incluso si nos gustan y sirven podemos quedarnos una. Nos ofrece el iPhone 6S, diciendo que tiene todo un cargamento detenido y que si nos interesa, nos los “deja en 1000” pesos. Hace una lista de quienes quiere uno, también tiene MACs. Un verdadero festín. En algún punto le entra alguna llamada, contesta, les dice “que ya estamos terminando de desayunar, que vamos un poco atrasados, pero que estamos ahí en unos 20 minutos”.

Terminamos el desayuno, nos dice que si tenemos preguntas, ese es el momento, se hacen algunas preguntas sobre la duración del proyecto, las diferentes aduanas del país. Nos dice que este es el día 1, pero que en 15 días haremos la segunda parte y que paralelo a esto, está organizando conciertos para hacer el “lanzamiento oficial” de la nueva imagen y que constantemente hace “fiestas internas” para los empleados de la aduana donde incluso se hacen rebatingas de productos que tienen detenidos. Nos invita y dice que a partir de ese día, somos parte de la familia de la aduana.

Esta era la foto, que con su celular, había capturado directo de la pantalla... gran foco rojo.

Esta era la foto, que con su celular, había capturado directo de la pantalla... gran foco rojo.

Mientras paga el desayuno, nos da su número, nos cuenta de sus 2 hijas y de cómo les tuvo que comprar un coche usado aunque le pedían un “mini cooper nuevo” para “enseñarles el valor de las cosas”. Nos da su dirección ( Jardín del Encanto 3, Puerta 2) y nos dice que hagamos una carne asada con unas “frías” las siguiente semana para conocernos más. Nos hace énfasis varias veces que el prefiere hacer amigos, antes que negocios.

Bajamos al estacionamiento y dado que venimos en 2 coches, nos dice que el se va a ir en el mismo auto que llegó. Nos dice a Artur y a mí, que lo ideal es meter todas las cámaras en una sola maleta para poder documentarlas juntas y hacer el proceso más rápido. Voy a mi auto, saco mis dos cámaras, las llevo al maletín donde Artur tiene sus 2 cámaras, vemos que no hay forma de que quepan las 4 que dijimos que llevaríamos, logramos meter 3 (1 de Artur, 2 mías) y nos pregunta que si no eran 4. Le decimos que no necesitamos las 4, que no caben en la maleta, nos dice que está bien.

De un modo altamente aleatorio (alegando que fue el último en enviarle el IFE y no le dió tiempo de darlo de alta) elige a Artur para que el entre con él al aeropuerto a documentar el equipo. Nos dice que mientras ellos dos entran, nosotros (2 autos, 4 personas) nos dirijamos a la Aduana que se encuentra al final del aeropuerto, pasando el “SAT”, donde nos encontrará posterior a documentar nuestro equipo. Mientras nos dice eso, se pone un suéter beige con rombos (horrible) y pienso “que raro contraste que el delegado aduanal se ponga...esa cosa”.

El lugar de los (últimos) hechos...

El lugar de los (últimos) hechos...

Nos dirigimos al aeropuerto, ellos en un auto, yo en el otro con Kari, nos detenemos un momento en la puerta 6, veo que bajan Artur y él, y mientras eso sucede veo que se pone una gorra (también beige horrible) y no puedo evitar pensar “¿para qué diablos se está disfrazando si es quien es?” Veo que entran al aeropuerto. Acelero y me dirijo al punto de encuentro. El segundo coche nos sigue.

ACTO 3. LA VERDAD.

Esperamos en el punto de encuentro. Y esperamos un poco más. Le envié mensaje al “cliente”, dos palomitas. Le marqué. Nadie contestaba y se cortaba. Recordé que estaba en “zona federal”. Nos bajamos del auto. Empezamos a platicar sobre lo increíble del proyecto, de lo raro del tipo. Mandé mensaje a Artur, nada, estaba en la puerta “A” donde el tipo le había dicho que lo esperara, que “no tardaba”. Seguimos platicando, seguimos intentando marcar. Artur seguía esperando.

El lugar donde (ilusamente) esperamos...

El lugar donde (ilusamente) esperamos...

Entonces las personas de la agencia confesaron que “no querían sonar mal, pero desde un inicio no les había dado muy buena espina el cliente”, a lo cual y un tanto ya con un nudo en el estómago les pregunté porqué, a lo que contestaron que “les había contactado por un mail de outlook y no de gobierno” (doble nudo en el estómago) y “que al googlearlo, no habían encontrado nada de él, su nombre, su puesto o su trabajo”. En ese momento sabía que nos habían robado. Lo googlé rápidamente, nada. Y entonces fue oficial. Habíamos caído en la trampa más vieja de la historia. Mandé mensaje a Artur preguntándole a donde “se había ido” el tipo, a lo cual declaró que tan pronto habían entrado, se había ido cada quien a una dirección diferente. Le dije la situación. “No mames” fue su contestación.

El lugar al que nunca quieres "tener" que ir...

El lugar al que nunca quieres "tener" que ir...

Minutos después estábamos en la PGJ del aeropuerto, Kari aún me decía que seguro era un error, que todo iba a estar bien seguramente. Yo sabía que esto ya no tenía vuelta atrás. Envíe un mensaje por whatsapp al individuo (cuya foto de perfil era una foto de una aduana, tomada directamente de una pantalla...gran foco rojo…) diciéndole que de menos tuviera la decencia de decir que nos había robado para dar el siguiente paso. Dos palomitas azules.

Entramos a las (bastante horribles) oficinas de la PGJ, platicamos nuestro caso. Nos pidieron seguirlos a un cuarto atrás, donde abrieron un folder y nos preguntaron si “reconocíamos al individuo”. Primer hoja, era él. Fin de la historia.

Cabe destacar que sobre su foto decía “Capturado” y ahí fue donde nos platicaron que tenía más de 6 años dedicándose a estafar gente de diversos modos, entre “ventas falsas” de productos de la aduana confiscados, chambas falsas y demás modalidades. Nos contaron que ya había estado encarcelado 2 veces y como su delitos eran “menores”, salía “rápido” o bajo fianza. Nos dijeron que tenía varios nombres y que el que nos había dado era totalmente falso. Y que en las diversas ocasiones que había sido capturado, se declaraba inocente ya que era la “ambición” de sus “víctimas” la que les causaba esto.

Para no extender demasiado esta parte de la historia, y después de 8 horas (literales) de estar declarando la historia con lujos de detalle y amplias fallas debidas al evidente cansancio causado por los turnos de (más de) 24 horas que tienen estas personas que laboran en la PGJ, terminamos la parte más odiosa y cansada. Nuestro caso estaba en el aire, las autoridades avisadas. El peor día del año había terminado.

Con ustedes, el auténtico HDP que nos defraudó. Martín Raúl Martinez Paz Foto: Cortesía de la PGJDF

Con ustedes, el auténtico HDP que nos defraudó. Martín Raúl Martinez Paz

Foto: Cortesía de la PGJDF

PRÓLOGO.

3 semanas después del hecho, tuve que ir a hacer una “ampliación” a mi declaración. Fuí, me dieron el estatus del caso, me platicaron de lo poco que tenían sobre este individuo, las fotos de las cámaras del aeropuerto eran peores que las del monstruo de Loch Ness, donde además de tener la peor calidad, mostraban que el individuo claramente sabía dónde estaba cada cámara y no había ningún dato de él después de las 8 mugrosas fotos. Se me mencionó que el perito que había analizado nuestro caso había llegado a la conclusión de que el valor total de nuestro equipo era de $2,600 pesos, ya que no habíamos dado suficiente información sobre el mismo (aun cuando en la declaración se lee claramente hasta el número de serie de cada equipo declarado). La misma funcionaria que daba seguimiento al caso estaba encabronada leyendo esta evaluación del equipo. Por lo que me dijo que estaba en mi derecho “no estar de acuerdo” y pedir una reevaluación con más detalle. La pedí. Ya que resulta que este valor declarado, es el monto total que el individuo tendría que pagar una vez capturado para lograr salir bajo “fianza”. No había manera.

Nunca había visto un documento tan extenso que dijera tan poco.

Tuvimos una larga plática sobre el “sistema de trabajo de 24 horas” de la PGJ y como ella argumentaba solo así se podía lograr algo significativo, mientras yo mostraba descontento mencionando que era eso, lo que causaba asesorías tan fallidas como la del valor de mi equipo. No llegamos a nada. Pero se mando el cambio del valor y me mencionó que la “ultima pista que tenían” era que el presunto “implicado” se llamaba Martín Raúl Martinez Paz, ya había hecho esto años atrás y probablemente vivía en Tlaxcala. Me dijeron que “si lograban conseguir su dirección real, podrían ir a investigarlo”. Muy esperanzador.

EL FINAL (CASI) FELIZ.

El 7 de Enero de 2016 Artur recibió una llamada de la PGJ del aeropuerto, diciendo que habían capturado al individuo. Nos pidieron ir a identificarlo. Al día siguiente fuimos. Y aunque la tarde que pasamos en la PGJ de Venustiano Carranza fue en su momento más aburrido algo surreal, digno de una crónica por sí misma, la parte importante fue que si era el individuo. Si se llamaba Martín Raúl Martinez Paz y al pasar a la cámara de Gessel, llevaba el mismo suéter y había sido capturado haciendo exactamente el mismo fraude que nos había hecho a nosotros, a unas nuevas víctimas. Hasta para robar se necesita ser más creativo.

Aunque nuestro equipo no regresó, nos queda claro que el karma existe. La noticia “no-tan-buena” es que el delito de robo “no es tan grave para ir a cárcel por la nueva ley”... si, opinamos lo mismo. Pero el delito de “hacerse pasar por agente aduanal” es delito grave y este si es digno de encarcelamiento.

Esta historia tiene demasiadas moralejas. Probablemente la más grande para mi, asegurar mi equipo. Chance la segunda, nunca jamás soltar mi equipo a nadie sin estar debidamente identificado y confirmado, y creo que ni así es suficiente. Otra parte que nos llevamos con esto, es que el sistema, dentro de sus grandes problemas, sirve… hasta cierto punto.

Final feliz o no, este es el equipo que tengo hoy. Es bastante light.

Final feliz o no, este es el equipo que tengo hoy. Es bastante light.

Lo inquietante de esto, es la cantidad de ocasiones y notas que mencionan al individuo y los hechos y que una y otra vez ha salido libre después de hacer esto. Después de esta experiencia, mi recomendación es estar atentos y poner atención a las MÚLTIPLES señales que tuvimos en todo el camino de que esto, era algo ilícito o fraudulento o simplemente falso.

¿Quieren leer sobre él? solo falta que googleen su nombre: Martín Raúl Martinez Paz. Hay información de sobra. La más actual es que extraído de la página de la PGJ de nuestro caso:  “SE INFORMA A SU SE?OR?A QUE EN CUMPLIMIENTO AL OFICIO N?MERO 400/094/00 FIRMADO POR EL SUBPROCURADOR DE PROCESOS DE ESTA INSTITUCION LA HORA EN QUE INGRESO EL HOY INDICIADO QUE DIJO LLAMARSE: MARTIN RAUL MARTINEZ PAZ ? CARLOS MERCHANT DE LA LAMA Y/O ISRAEL CORTES MARTINEZ O JOSE ANTONIO DE LA LAMA DE 52 A?OS DE EDAD, AL INTERIOR DEL RECLUSORIO PREVENTIVO VARONIL ORIENTE (AREA VARONIL), FUE A LAS HORAS DEL D?A 09 DE ENERO DEL 2016. COMO SE CORROBORA CON EL OFICIO QUE SE ANEXA.

La parte no tan esperanzadora es que estuvo en la cárcel. Si. 3 meses. Y luego "salió por fianza" o algo así. Solo haciendo ruido podemos poner un alto. Cualquier información que tengas del "cicatriz" será dirigida a gente que está dispuesta a pasar la voz.

Como sea, tanto difundiendo información de esta persona, como pasando la voz de cualquier dato nuevo, te agradezco hayas leído esta nota y esta historia. Solo queda pasar la voz y seguir creando y confiando en que todo, pasa por algo y que ese algo, a veces va más allá de lo que podemos ver en el momento.

9 Comments