Aceptémoslo, todos son fotógrafos hoy en día. O al menos eso dicen. ¿Quieren hacer un experimento? solo pongan en Facebook “busco un fotógrafo” y rápidamente tendrán una lluvia de “expertos” recomendados por amigos de los amigos de sus amigos conocidos cercanos (del tercer tipo). “Ser” fotógrafo es algo cada vez más competitivo (y subjetivo). Mi objetivo no es desanimar, en realidad, si logro algo con éste artículo, será motivar a los que se dedican a este increíble arte, a mejorar y a los que buscan quien lo haga, saber realmente que buscar para evitar “decepciones”.

Puedo apostar que más de uno de los que lean esto habrán tenido más de una experiencia “amarga” con algún fotógrafo “recomendado” (hasta yo he sido uno de esos) y después de varios años de triunfos, decepciones, derrotas y muchos aprendizajes, les tengo los 5 puntos indispensables (sin un orden particular) que a mi gusto necesitarán saber antes de contratar a uno de tantos expertos y auto-proclamados maestros del arte visual.

1) Cánsate de ver su trabajo

La fotografía es un arte 100% visual. Duh. Y aunque este punto puede parecer exagerado, no les puedo contar cuantas veces he conocido gente que “por las prisas” contrata a un fotógrafo sin antes haber visto su trabajo. Veelo así, ¿pedirías algo en un restaurante sin ver siquiera el menú? 

Y con esto me refiero a explorar exhaustivamente lo que ha hecho. Muchos fotógrafos (yo incluido) mostramos lo mejor que hemos hecho de entrada. Pero si exploran lo suficiente, podrán ver mucho más que lo mejor (y si el fotógrafo es bueno, verán constancia). Aquí es donde puede verse la diferencia. Cánsense de ver su trabajo, su portafolio. ¿Qué tan actual es el trabajo que se presenta? De nada sirve contratar a alguien que muestra trabajo de hace 2 o 3 años. Si este es el caso, quiere decir que tu fotógrafo, tiene al menos 2 o 3 años sin crear nada relevante. Que es lo mismo que decir que no se dedica a esto. Puedes imaginar el resultado. Un gran plus, es que el fotógrafo en cuestión te presente su trabajo físicamente, nunca será lo mismo ver un monitor, que una impresión, ampliación o un libro con su mejor trabajo.

2) Conoce a tu fotógrafo

En la creciente era digital que vivimos, es común crear un trato con un fotógrafo y jamás verle la cara hasta el día del evento o sesión. ¿Alguna vez tuviste una cita a ciegas? Puedo apostar que si lo hiciste (me incluyo) el resultado, rara vez fue lo que esperabas. Nada como conocer a alguien y luego decidir si quieres salir o seguir saliendo ¿no?. Bueno, copy-paste a tu fotógrafo. Si “tienes prisa” de conseguir uno, probablemente estés con el clásico “bomberazo” y honestamente, no te recomiendo esto si quieres un buen resultado. Mi recomendación es que te des el tiempo de conocer a tu fotógrafo ANTES de siquiera considerarlo. Si, implica tiempo. Pero te prometo que lo último que quieres el día de tu boda (o evento o sesión importante) es trabajar con alguien que ni siquiera tuvo la decencia de presentarse antes y descubrir en ese momento, que no hay “química”. Aunque no lo creas, una sesión sin química se nota en las fotos.

3) ¿Tiene trayectoria?

No saben cuántas veces he sido reemplazado por “el primo que tiene cámara”. Claro, con esto se resuelve el punto anterior, ya lo conoces, hay química y de menos te ahorras “conocerlo” y seguro te ha mostrado sus mejores fotos en “face” y cada reunión. Pero ¿Qué ha hecho antes de “ser tu primo”? (o cualquier título de parentesco/amistad). ¿Dónde ha sido expuesto o publicado? ¿Tiene algún premio? ¿Tiene estudios de algún tipo que lo avalen fotográficamente? ¿Es parte de algún grupo especializado? Muchos creen que de pronto esto raya en tener egoteca.

Lo más nuevo: algo de nuestro trabajo de Catrinas hecho en años anteriores fue expuesto en Japón. 

Lo más nuevo: algo de nuestro trabajo de Catrinas hecho en años anteriores fue expuesto en Japón. 

Veámoslo así. ¿Irían con un Doctor que da consultas en la calle o sin título? O ¿Contratarían a su primo como abogado porque es buenísimo discutiendo en las reuniones familiares? Ser fotógrafo está mucho más allá de tener una cámara y saber usarla. No está de más saber que tu fotógrafo tiene una trayectoria que lo avale. Si hiciera un estudio de mercado donde los trabajos mediocres entregados tuvieran una constante con el fotógrafo que los hizo, sería este punto sin lugar a dudas, es decir, no existe una trayectoria ni experiencias que lo avalen como tal. No digo que esté mal que confíes en alguien que apenas empieza. Pero si es importante que tus expectativas vayan de la mano con lo que tu fotógrafo haya logrado hasta ese punto. Aquí un poco de nuestros logros en últimos años.

4)¿Está enfocado o especializado?

Es un hecho que (casi) todos tenemos que probar de todo un poco antes de saber realmente cual es nuestro fuerte y la fotografía no es la excepción. Lo veo todo el tiempo: el mal del fotógrafo que hace todo y si no lo hace todo, lo inventa y si no lo inventa, lo resuelve. Si el fotógrafo que buscas promete buenos resultados de paisajes, bebés, comida, producto, moda, desnudos, arquitectura y perros (y además hace páginas web y diseña tu logo), lo más seguro es que el resultado te deje mucho que desear (aquí aplica el primer punto de nuevo).

Lo mio, siempre ha sido y será el retrato. Pero si ese retrato tiene un plus, como novios voladores o desafiantes de aguas gélidas (aún falta alguien que se anime con fuego), seré el mejor de los mejores haciendo mi trabajo :)

No digo que no puedas ser bueno haciendo muchas cosas y si lo eres, que maravilla. Pero por algo dicen por ahí “el que mucho abarca poco aprieta” y es un hecho que alguien enfocado en un estilo será mucho más productivo y confiable que alguien que hace todo y más. De entrada, porque tiene CLARO que hace. Su atención está enfocada y sus resultados seguramente lo reflejarán. En mi experiencia, la claridad con la que un fotógrafo se presenta, refleja el nivel de profesionalismo con el que trabaja. Es raro que alguien se fije en esto cuando contrata a un fotógrafo. Si fueramos un poco más exigentes, todos nos veríamos forzados a especializarnos más. ¿O acaso irías con un neurólogo para una consulta del corazón?

5) ¿Es claro con lo que ofrece?

Piensa 2 veces si no recibes una cotización clara y como entrega lo único que recibes de tu sesión es un CD. 

Piensa 2 veces si no recibes una cotización clara y como entrega lo único que recibes de tu sesión es un CD. 

Y este punto va de la mano con el anterior (en realidad todos van de la mano), si tu fotógrafo no es claro como el agua con sus precios, sus entregas, sus opciones y su manera de trabajar, todo es posible. Y si todo es posible, el resultado puede ser cualquier cosa. Si tu fotógrafo te manda un precio por mail (dígase, contesta el mail y lo pone en el texto), ten miedo. Puedo apostar que lo sacó de la manga. Exige que tu fotógrafo te envíe una cotización clara de lo que incluye su trabajo, por cuanto tiempo, que será. Y esto incluye entregas y aquí puede haber polémica. En mis años de experiencia, he encontrado que una constante de un buen fotógrafo es aquel que incluye una entrega clara y a tiempo dentro de las fechas estipuladas y en una mayoría de casos, incluye varios formatos, incluyendo álbumes físicos, ampliaciones, videos, etc. Si tu fotógrafo es un “Guerrero del fin de Semana” (ese foto-hobbyista que se transforma en fotógrafo los fines de semana para huir de su trabajo) y aplica la técnica de “Disparo y Quemado” (todo se entrega en DVD o en formato digital) lo más seguro es que no sea tan profesional después de todo. Y no digo que sea un error hacer esto, simplemente digo que esta debería de ser una de tantas opciones que tu fotógrafo debería darte como parte de tu entrega. Seamos realistas, lo más barato es entregar un CD. Entregar un álbum o impresiones implica más tiempo, más dedicación, más conocimiento y sin duda, más compromiso del fotógrafo. Y hablando de precios, si el precio te espanta, puedo apostar que si checas los 5 puntos de esta lista con tu fotógrafo, encontrarás que en todos le va muy bien y es congruente. La contraparte sería un fotógrafo “barato”. Si cobra poco, lo más seguro es que estos 5 puntos no sean muy representativos de lo que hace y como lo hace.

Y si esto te hace preguntarte porqué los fotógrafos cobramos nuestro trabajo, puedes leer este artículo de nuestro blog.

Al final del día, no digo que estos 5 puntos sean ley. Pero en mis años de experiencia he encontrado una y otra vez que los que juntan una buena “calificación” en estos 5 puntos, generalmente tienen clientes muy felices y resultados que los avalan como tales.

Checa esto la próxima vez que quieras contratar a un fotógrafo y te aseguro tomarás una mejor decisión.

Comment